Barcelona derrotó por 2-1 al Delfín en su primer partido casero del año, pero el juego mostrado por el plantel no da todavía como para pensar en cosas grandes en este temporada.

En frente, Barcelona tuvo un rival competitivo que dio batalla con varios momentos buenos dentro del terreno de juego, pero con pocas llegadas al área rival. Los dueños de casa, pusieron en aprietos a los visitantes durante gran parte del cotejo y anotaron sus goles en el primer tiempo a través de Christian Suárez a los 11 minutos y por Cristian Penilla al 42.

Ya cuando el partido estaba en sus minutos finales, Christian Márquez, descontó a favor de su cuadro, tras un tiro libre que fue imposible para Banguera, y que pegó en el palo, el atacante pudiera enviar el balón al fondo de las redes.