Barcelona tuvo problemas para derrotar a Fuerza Amarilla a pesar de jugar con ventaja numérica desde el minuto 35 de la primera etapa.

El primer tiempo fue de dominio compartido en los primeros minutos, el cuadro visitante no se encerró y salió también a jugar, Barcelona no tenía claridad, pero se le facilitaron las cosas con la expulsión de Ángel Gracia al minuto 35.

Ya en el segundo tiempo, cuando se notaba la impotencia de Barcelona, la visita sorprende con un gran gol de Luis Espínola al minuto 66; tras el gol, Guillermo Almada recompuso al equipo y los goles llegaron en los últimos 10 minutos.

El empate lo logró Jonathan Álvez al 81 y la victoria llegó en los pies de Ismael Blanco al 84, para algarabía de una multitud que había abarrotado el estadio Monumental, gracias a las promociones del equipo.