En un vibrante partido, Morata abrió el marcador para España, pero Croacia se lo dio vuelta con goles de Kalinic y Perisic. Los croatas se quedaron con el primer puesto del grupo D

España venía convenciendo en su juego y con tan solo un empate le alcanzaba para ganar el grupo D, Croacia por su parte sufrió ante República Checa y su juego ha sido irregular.

El partido comenzó y España demostraba su buen momento, luego de sus pases cortos característicos, el “Torero” David Silva rompió la línea defensiva con un soberbio pase puñalada y habilitó a Fabregas que remata por encima del golero y el goleador, Álvaro Morata llega para empujarla y decretar el 1 a 0.

Luego intentó seguir dominando el encuentro a base de control del balón pero Croacia demostraba que también tenía sus armas, sobre el final de la primera parte iba a llegar la alegría croata, gran jugado por la izquierda de Perisic, que centra y encuentra a Kalinic que con un sutil taconazo mando el balón al fondo de la red.

Sorpresa y triunfo

El complemento fue no apto para cardíacos, España pudo superar a su rival mediante el punto de penal. Envío frontal de Iniesta y el juez acusa a un croata de tocar de atrás a Silva que cae y el juez compra penal. El encargado de patear fue el defensor del Real Madrid, Sergio Ramos, que patea al medio y tras un evidente adelanto no percibido por los jueces el portero estira su mano y ataja el chut que fue dirigido al medio del arco.

España intentó que el penal no le repercuta anímicamente y siguió tratando de controlar el balón pero de contragolpe y a los 87′, su goleador de gran torneo hasta el momento convierte el 2 a 1 final y hace estallar de felicidad a la afición croata, que sueña con hacerse un lugar en la historia.

Croacia demostró que tiene con que luego de haberle ganado al candidato del grupo y a uno de los del torneo. Por su parte España también clasificó y lo que le debe importar, es no volver a tener un traspié como el de hoy.