La dirigente de Alianza PAIS y asambleísta del ala morenista Elizabeth Cabezas criticó que se haya rayado la sede del movimiento oficialista con grafitis e insultos y pidió que se investigue el caso.

“Un vandalismo político que no se puede si no calificar de esa manera, el hecho de que se haya atacado de una manera tan brutal a una sede política que ha sido la casa de muchos militantes. El secretario ejecutivo actuante Ricardo Zambrano tiene que tomar las acciones, poner una denuncia en la Fiscalía en el sentido de que ellos verifiquen cuando se haga el ingreso a la sede y en qué condiciones se recibe el bien inmueble”, manifestó la legisladora.

La sede del norte de Quito quedó llena de grafitis  con la palabra “no” e insultos contra el Gobierno y la dirigencia del movimiento liderado por el presidente Lenín Moreno y el secretario ejecutivo encargado Ricardo Zambrano.

Esto se pudo conocer después de que los dirigentes del ala correísta dejarán esas instalaciones anunciando su desafiliación.

Parecería que ninguna pared se salvó ni las gradas ni los techos. La sede quedó completamente pintada con insultos y frases en rechazo a la directiva reconocida por las autoridades electorales.

Casi no se olvidaron de sus excoideraios del Gobierno. Grafitis en contra del presidente Moreno, de la vicepresidenta Vicuña de ministros y del secretario ejecutivo.

Los grafitis con la palabra no, en referencia a la consulta popular, están por todas partes: en la entrada, en la sala de capacitación, en la de reuniones, en la cocina, en el televisor.

El exlíder del movimiento Alianza PAIS, Rafael Correa, dice no justificar las acciones: “No lo comparto, pero es la reacción natural ante tanta indignación, tanta humillación. Han sido víctimas de una gran injusticia, la gente se siente humillada, se siente indignada. Entonces es una reacción que no la comparto, pero hasta cierto punto natural”, aseveró.

Pero para Elizabeth Cabezas, las cosas no son simples. Recuerda que la sede estaba bien equipada para el trabajo partidista y dice que eso se deberá verificar.

“Equipos de informática para manejar todos los temas de bases de datos, por ejemplo, de toda la militancia; teníamos equipos de impresoras; teníamos equipos de comunicación; había un sistema de internet bastante sofisticado”, mencionó.

En las próximas horas dirigentes del movimiento como la ministra de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa y el prefecto de Pichincha Gustavo Baroja irán a la sede para hacer una evaluación de los daños.

FUENTE: ECUAVISA.COM