El cuadro criollo no pudo en su casa y con el aliento de cerca de ocho mil hinchas vencer a un pujante Emelec que dio vuelta a la página del pasado miércoles donde perdió su partido más importante, el Clásico del Astillero.

Esta vez de la mano de un buen fútbol inspirado en Giménez y Mondaini puso a temblar a la zaga de El Nacional.

Poco pudieron hacer los hombres dirigidos por Favaro para contrarrestar el trámite. Ya cuando se acercaba el descanso, Cristian Guanca definió con un remate de media distancia que Bone no pudo controlar para el 0 a 1 parcial.

En la segunda parte, el ingreso de Janner Corozo le dio algo más de presión al Bi-Tri. En ese contexto, Michael Estrada aprovechó una mala salida de Dreer para poner el empate transitorio.

Poco después, una mano irresponsable de Muñoz terminó con penalti a favor de Emelec. Guanca una vez más marcó y puso por delante al Bombillo. Ya sobre el final, en una jugada calcada, Moreno protagonizó la sanción de una pena máxima a favor del Rojo. Samaniego falló y perdió una brillante chance de igualar el score.

Tres puntos que ilusionan a Emelec y que le harán falta a El Nacional. El equipo de Arias seguirá peleando hasta el final, mientras que Favaro la pifió feo con su planteo generoso, pero con poca precaución en el fondo.