La Iglesia de Ecuador llamó el 19 de enero a sus fieles a ejercer de manera informada y responsable su derecho al voto en la próxima consulta popular del 4 de febrero, con el objeto de “consolidar la democracia” y “recuperar la paz pública”.

En una carta abierta del Consejo de la Presidencia de la Conferencia Episcopal ecuatoriana se indica que con el derecho al voto, la sociedad se encaminará “por caminos de libertad, democracia e independencia de poderes”.

Y subraya que esos son los pilares de “una convivencia armónica para el bien de nuestra sociedad”.

Abunda la misiva en que los electores no deben obviar el conocimiento e información sobre cada una de las siete preguntas que contiene la consulta y referendo promovidos por el Gobierno de Lenín Moreno, y considera que se trata de una responsabilidad ineludible a la hora de ejercer responsablemente el derecho a sufragar.

“El acto de votar bien informado y responsablemente, es un acto de caridad pública ya que incidirá en la convivencia pacífica, en la solidaridad y en el gusto de vivir en libertad”, reza el escrito.

Por último concluye expresando la necesidad de “consolidar la democracia y todo aquello que nos devuelva la paz pública, el respeto a todos y un futuro mejor”.

El referendo convocado por el presidente Moreno tras analizar innumerables propuestas de la ciudadanía, goza de gran predicamento social según las encuestas y el número de organizaciones inscritas electoralmente que hacen campaña en su favor.

Sin embargo, ha sido contestado especialmente por grupos afines al ex presidente Rafael Correa, que militan en contra de su contenido y protestan por la manera en la que fue convocada así como por el contenido de algunas preguntas, que tachan de inconstitucionales.