Islandia dio el primer gran batacazo en la Eurocopa al eliminar a Inglaterra en los octavos de final en un encuentro en el cual hicieron un planteamiento casi perfecto que dejó sin armas a los dirigidos por Roy Hodgson.

Las cosas empezaron de la peor manera para los islandeses, ya que apenas a los cuatro minutos, Wayne Rooney de penal abrió el marcador para los ingleses. Sin embargo, la reacción islandesa llegó dos minutos después cuando Sigurdson aprovechó un buen centro y frente a Joe Hart lo fusiló colocando el empate.

A los 18, el cuadro islandés volteó a su favor cuando en una contra Sigthórsson de fuerte remate desde fuera del área venció la resistencia de Joe Hart, quien pudo hacer más, y colocó el 2-1.

Tras ese tanto, Inglaterra tomó el control del encuentro pero no hizo más, no tuvo las armas suficientes y simplemente entró en desesperación ante una Islandia que se plantó cada vez mejor e incluso tuvo un par de oportunidades para aumentar la ventaja.

El juego de Inglaterra se fue desvaneciendo y cayó bajo el dominio de una Islandia que simplemente dejó que el tiempo pasara, sabiendo que esto jugaba a su favor. El equipo más caro de la Eurocopa, con un valor de 477 millones de Euros, no pudo doblegar a uno que valía 10 veces menos, 44,75 millones.

Tras el final, Islandia celebró con su hinchada, que equivale al 8% de su población, que llegó hasta Francia para apoyarlos en su primera aventura europea.

Ahora, Islandia enfrentará a Francia por el pase a la semi final de la Eurocopa.