Francia dará este viernes (19:00 GMT/14:00 hora de Ecuador) el pitido de arranque de la Eurocopa-2016 con un partido frente a Rumania que aparece deslucido por una huelga en el sector ferroviario que amenaza la propia inauguración, e imponentes medidas de seguridad por el temor a atentados.

Los llamamientos a acabar con las protestas sociales del presidente François Hollande y de su primer ministro Manuel Valls no han surtido efecto, y el jefe de Estado advirtió que no descarta ninguna posibilidad.

Poco antes, en asamblea, los conductores de dos líneas de tren suburbano que deben desplazar a decenas de miles de aficionados al partido inaugural en Saint-Denis (norte de París) decidieron prolongar, de forma masiva, la huelga que ya dura nueve días consecutivos.

Continúan también las negociaciones en Air France para evitar una huelga convocada del 11 al 14 de junio por cuestiones salariales.

Los sindicatos protestan contra el proyecto de reforma laboral del gobierno, que en los últimos tres meses ha llevado a miles de personas a las calles y que ha desatado huelgas en los sectores del petróleo, la energía y los puertos, entre otros.

La imagen de París que se lleven los asistentes a la Eurocopa también puede verse aceptada por la huelga de los basureros desde hace días que ha provocado que haya basura amontonada en la capital. Y en Marsella, la segunda ciudad del país, la situación es similar.

Dispositivo de seguridad sin precedentes

La tensión social no es la única amenaza de la Eurocopa: Francia, que ya vivió dos atentados en enero y noviembre de 2015, teme nuevos ataques.

Hasta algunos jugadores han admitido su preocupación, como el alemán Jerome Boateng: “Mi familia y mi hijos no irán al estadio. Considero que el riesgo es, simplemente, demasiado grande”, declaró al diario Bild.

Boateng era uno de los jugadores alemanes que jugó el amistoso del pasado 13 de noviembre en el Stade de France, cuando una oleada de atentados coordinados dejó en París un balance de 130 muertos.

Francia ha previsto un dispositivo de seguridad sin precedentes, con la movilización de 90.000 policías, gendarmes y agentes de seguridad privada.

El gobierno francés ha lanzado una aplicación para teléfonos móviles bautizada como “alerta atentado”.

Esta aplicación, disponible en francés e inglés, permitirá a cualquiera, a través del móvil, de alertar “en caso de sospecha de atentado o de acontecimiento excepcionalmente grave”.

Las estrellas ya están en suelo galo

Más allá de las amenazas, los aficionados al fútbol están ya contando la horas que faltan para que empiece a rodar el balón y todas las estrellas del torneo están ya en Francia.

La última en hacerlo fue Cristiano Ronaldo, que llegó junto a la delegación portuguesa a Marcoussis, al sur de la capital, en el centro de entrenamiento de la selección francesa de rugby que servirá de base de los lusos durante el torneo.

Portugal era el último equipo en desplazarse a Francia, después de que Italia y España llegasen a sus receptivos lugares de concentración (Montpellier y L’Ile de Re) el miércoles por la noche.

Alemanes, belgas, ingleses o la Suecia de Zlatan Ibrahimovic llevan ya días en Francia preparándose para el torneo, como lo han hecho los anfitriones.

Antes del partido inaugural, se llevará a cabo la tradicional ceremonia de apertura, en la que el conocido DJ David Guetta interpretará el himno oficial del torneo (‘This One’s For You’) y en la que estarán presentes algunos iconos de la cultura popular francesa, con 150 bailarinas de cancán y una demostración acrobática de la Fuerza Aérea francesa sobre el estadio.