México en emergencia y ahora sí será obligatorio el resguardo domiciliario

CIUDAD DE MÉXICO.- México está oficialmente en emergencia sanitaria por fuerza mayor a causa del coronavirus, y ahora sí será obligatorio el resguardo domiciliario.

Semanas después de que otras naciones del continente americano decretaron estado de excepción, toques de queda y medidas de confinamiento obligatorio para prevenir el contagio de COVID-19, las autoridades mexicanas hicieron lo propio al considerarla la “última oportunidad” para mitigar la propagación.

Actualmente hay 1,094 casos confirmados, 2,752 casos sospechosos y 28 defunciones, según los datos hasta la tarde del lunes. Apenas el jueves pasado había 585 contagios y 8 fallecidos.

“Estamos ya en una fase de ascenso rápido”, dijo Hugo López-Gatell, el subsecretario de Salud y portavoz de facto del grupo encargado de la pandemia en México, “con la oportunidad de mitigar drásticamente la transmisión”.

[Últimas noticias sobre el coronavirus COVID-19 en el mundo]

“La restricción masiva, millones de personas tienen que restringir su movilidad para que esto pueda tener un efecto positivo”, indicó López-Gatell, en referencia a que México está en el umbral de poder aplanar la curva.

Con el nuevo plan, se revisarán más minuciosamente los puertos, hay obligaciones para secretarías como la del Bienestar y de Economía de desarrollar acciones de apoyo a la sociedad, y las carteras del Gobierno deberán volcarse también a «resolver necesidades de recursos humanos, dispositivos médicos y medicamentos».

Las personas que deberán resguardarse obligatoriamente en su domicilio incluyen quienes tienen más de 60 años, tengan enfermedades preexistentes como hipertensión o enfermedad cardiaca, y mujeres embarazadas.

Además, se ordena la suspensión inmediata hasta el 30 de abril de todas las actividades no esenciales públicas, privadas y sociales, según la orden de medidas.

Las actividades que no se detienen caen en cinco grupos: el sector salud; las de seguridad pública y actividad legislativa; las de sectores considerados esenciales; las incluidas en programas sociales del Gobierno, y las involucradas en infraestructura básica como agua, saneación, electricidad.

A partir del 30 de abril se prevé un “regreso escalonado y regionalizado” a labores.

Hasta ahora, el Gobierno de México había mantenido una respuesta mesurada con la apuesta de que la preparación hecha desde enero, previo a que se registrara el primer caso, iba a ser suficiente para monitorear e intentar contener el virus SARS CoV-2.

Las escuelas fueron suspendidas a mediados de marzo y hace una semana se estableció, pero de manera no obligatoria aún, el aislamiento de sana distancia excepto en labores esenciales como de hospitales o supermercados.

Sin embargo, un amplio sector de la población no había acatado el anuncio de quedarse en casa: el mismo presidente, Andrés Manuel López Obrador, repetidamente viajó y siguió dando abrazos y la mano pese a las exhortaciones de mantener sana distancia.

El sábado, además, López-Gatell dijo que solo se había reducido el flujo en 30% en las grandes metrópolis como Ciudad de México.

“Una vez más podremos valorar la importancia de trabajar unidos para salvaguardar” la salud de los mexicanos, aseguró el Secretario de Salud, Sergio Alcocer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.