Para el profesor de historia política, Allan Litchman,Trump sería el primer presidente que pierde una reelección desde 1992


Predecir de manera correcta el resultado de unas elecciones es tarea casi imposible. Pero más difícil aún es mantener un récord perfecto en este tipo de vaticinios. Eso, sin embargo, es lo que viene haciendo Allan Litchman desde hace 35 años.


El profesor de American University, lleva casi cuatro décadas atinándole al ganador de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. En los años 80, el profesor desarrolló un modelo de predicción con un colega ruso al que bautizó ‘Las 13 claves para llegar a la Casa Blanca’ y que no depende de lo que dicen las encuestas.

Si bien Litchman ya tenía cierta fama por su constante acierto, esta se disparó en el 2016 cuando fue de los pocos que anticipó el sorprendente triunfo de Donald Trump cuando los sondeos decían lo contrario.

En conversación con EL TIEMPO, Litchman explica su modelo y habla de lo que este está indicando ahora cuando se avecinan las comicios presidenciales en
EE. UU.

Es porque no veo encuestas, no le paro bolas a lo que dicen los expertos, no veo quién va a arriba o abajo en un día determinado, no miro comerciales ni debates ni los trucos sucios que emplean las campañas.

Tengo mi propio sistema, al que le llamo ‘Las 13 claves a la Casa Blanca’, que mira a los fundamentos de una elección presidencial. Y está basado en cómo funcionan realmente las elecciones en EE. UU.

Hacemos un voto a favor o en contra sobre el desempeño y fortaleza del partido que actualmente tiene las riendas del poder. Son 13 claves que se enfocan en el panorama general. Cosas como los resultados de las elecciones de mitad de término, la economía en el corto y largo plazo, decisiones tomadas por el partido de gobierno, otros partidos en la contienda, disconformidad social, escándalos, éxitos y fracasos en política exterior.

Si seis de estas claves están en contra del partido que tiene la Casa Blanca, independientemente de lo que digan las encuestas, ese partido va a perder. En el 2016 hubo exactamente seis en contra de los demócratas y por eso la predicción fue que perderían y acerté mientras los otros se equivocaron.

No soy una persona cínica, pero sí me dio algo de placer cuando se conocieron los resultados y pude ver cómo los analistas y encuestadores daban tumbos tratando de explicar por qué fallaron.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.