A las 15:00 del domingo 7 de agosto se realizó la implosión del edificio Centro Médico del Pacífico de Portoviejo, gravemente afectado con el sismo del pasado 16 de abril en Manabí.

La tarea de derrumbe no demoró sino tres segundos.

Tal como se tenía previsto, los escombros del edificio de 9 pisos cayeron hacia la calle 9 de Octubre y la nube de polvo, que alcanzó los 100 metros, se disipó en 2:30 minutos.

Jorge Muntasell, representante de Tragsa, empresa española a cargo de las implosiones, afirmó que el domingo se uso el método devoladura controlada por fulminación direccionada, que consistió en bajar verticalmente el edificio.