Dos días después de que el exsecretario de Comunicación Fernando Alvarado huyera del país, luego de retirarse el dispositivo electrónico de vigilancia (grillete electrónico), la Fiscalía allanó anoche en Quito las oficinas del Ecu-911, del Ministerio de Justicia y la oficina de Dispositivos de Vigilancia Electrónica, esta última ubicada en la Unidad de Flagrancia, al norte de Quito.

El operativo inició poco después de las 20:00 de este lunes de forma simultánea en dependencias donde se ubicó personal que participó del monitoreo y la vigilancia del grillete electrónico colocado a Alvarado. En la acción que se extendió hasta la madrugada de hoy participaron tres fiscales y agentes de criminalística de la Policía Nacional.

Fernando Alvarado confirma que se fue de Ecuador
Según las autoridades, el aparato que llevaba el exministro del gobierno de Rafael Correa fue ubicado en una quebrada cerca de la avenida Simón Bolívar y De Los Conquistadores, la noche del sábado último. El dispositivo en ningún momento habría dado la alerta de que fuera manipulado y retirado.

En los allanamientos se habría incautado información documental y digital, además de equipos con los cuales se habría monitoreado el dispositivo de vigilancia de Alvarado. Se desconoce si hubo detenidos, pero la tarde de ayer el ministro de Justicia (e), Paúl Granda, entregó un documento solicitando a la Fiscalía investigar y llamar a versionar a 48 funcionarios del área de Rehabilitación Social y manejo de dispositivos electrónicos de vigilancia.

¿Quién controla los grilletes electrónicos?
La tarde de ayer también se realizó de forma urgente una pericia al grillete electrónico que fue arrojado en una quebrada del norte de Quito y que estaba asignado a Fernando Alvarado.

El pasado 9 de agosto, Fernando Alvarado Espinel, exsecretario de Comunicación, recibió medidas cautelares como la prohibición de salida del país, la presentación periódica (cada 15 días) ante una autoridad competente en Guayaquil; y el uso de un dispositivo de vigilancia electrónica. Está procesado por el delito de peculado durante su permanencia al frente de la Secom.