Trump se propone cortar la ayuda de Estados Unidos a Centroamérica

Foto Web

El plan de Donald Trump para eliminar la ayuda a tres países centroamericanos por su fracaso en detener el flujo de migrantes hacia Estados Unidos rompe con años de opinión generalizada en Washington de que la mejor manera de frenar la migración es atacar las causas que la generan.
La decisión también va en contra del enfoque que ha defendido el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, entre otros. López Obrador ha cabildeado para que Washington se una a su gobierno en la inversión de miles de millones de dólares en Centroamérica y el sur de México, al argumentar que el desarrollo económico y la reducción de la violencia son las formas más efectivas de alentar a los centroamericanos a permanecer en su país.
No obstante, el presidente se ha enfurecido por los números crecientes de familias que llegan a la frontera sur para solicitar asilo. Su gobierno notificó al Congreso la tarde del 29 de marzo que tiene la intención de reprogramar 450 millones de ayuda para Guatemala, Honduras y El Salvador y que ya ha instruido a las embajadas en la región.
Aunque los legisladores tienen herramientas para oponerse a esta decisión, es muy posible que algo de la ayuda, si no es que toda, pueda ser suspendida por ahora.

La decisión pone de cabeza a la política estadounidense en la región. No solo eliminará asistencia humanitaria y para desarrollo, sino que también detendrá esfuerzos conjuntos de las fuerzas de seguridad, así como unidades antipandillas evaluadas por Estados Unidos, que contaban con el respaldo de los republicanos y del gobierno de Trump hasta ahora, dijo Juan S. Gonzalez, exsubsecretario adjunto de Estado durante el gobierno de Barack Obama.

De hecho, apenas un día antes de que Trump hiciera estas declaraciones, Estados Unidos firmó un acuerdo de seguridad fronteriza con los tres gobiernos centroamericanos con el objetivo de fortalecer la cooperación contra el tráfico de personas y el crimen organizado.
La decisión también tomó desprevenido a México. El gobierno mexicano ya estaba desconcertado el viernes por la amenaza de Trump de cerrar partes o por completo la frontera tan pronto como esta semana en respuesta al incremento de inmigrantes, y este fue un golpe adicional.

Fuente: The New York Times

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.