Venezuela: Nicolas Maduro promulgó una nueva legislación para gobernar sin reglas ni controles

FOTO: EFE

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, promulgó una nueva legislación ante la espuria Asamblea Nacional Constituyente (ANC) denominada ‘ley antibloqueo para el desarrollo nacional y la garantía de los derechos humanos.


Sin embargo, la normativa ha generado una particular división entre los propios chavistas. Por un lado están los que apoyan la ley, mientras que por otra parte han salido quienes desconfían en otorgarle aún más atribuciones al dictador.

La Asamblea Nacional Constituyente carece de legitimidad desde su origen, ya que no cumplió con los requisitos constitucionales para su conformación. De acuerdo con lo establecido en el artículo 348, el presidente en Consejo de Ministros, la Asamblea Nacional y la sociedad civil, con la aprobación y recolección de firmas de un 15% de la población votante del país, puede convocar a dicha Constituyente y activarla, pero esto no se hizo.

De allí que todo lo que derive de este organismo es ilegal, como la convocatoria electoral de 2018 en la que Maduro se proclamó presidente.

No obstante, este poder había sido activado, según los chavistas, para redactar una nueva carta magna, lo cual no ocurrió. “La nueva Constitución que resulte del proceso Constituyente será llevada a referéndum consultivo para que el pueblo decida la aplicación o no”, prometió Maduro en 2017.

Pero en declaraciones de quien dirige ese organismo, Diosdado Cabello, ellos no estaban obligados a hacer una nueva constitución. “La ANC no presentará una nueva Constitución. Nos queda el tema del poder popular, las leyes constitucionales, esas leyes no van a referéndum; para cambiarlas tienes que convocar a una nueva Constituyente, porque están por encima de las leyes orgánicas porque las dictó una Constituyente. Antes del 31 de diciembre la ANC va a aprobar leyes para el pueblo”, dijo Cabello.

Esto a pesar de que el artículo 347 de la Constitución establece que el objetivo de una Constituyente es “transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”.

Adicionalmente, Maduro aseguró que la ANC sería disuelta a finales de 2020, debido a que una vez realizadas las fraudulentas elecciones parlamentarias que pretende llevar a cabo el 6 de diciembre, la existencia del organismo simplemente ya no sería útil, con lo que confirma que la finalidad era anular el funcionamiento del poder legislativo de mayoría opositora.

“La Asamblea Nacional Constituyente va a funcionar hasta diciembre. Ya así lo ha decidido”, dijo el dictador venezolano en una videoconferencia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Pero en vista del dramático deterioro al que han llevado al país y el saqueo descarado de todos los recursos de la nación, que se ha traducido en una crisis ya imposible de esconder, Maduro se vio obligado a reconocer que al régimen ya no le queda más plata y mostró unas cifras que hablan muy mal de su propia gestión. Sin embargo, una vez más culpó al “imperio norteamericano” por el fracaso de su modelo socialista.

“En seis años, perdimos el 99% del volumen de ingreso en divisas, dicho de otra manera, de cada100 dólares o euros que el país obtenía por venta de petróleo en el 2014, hoy obtiene menos de uno” reconoció el dictador.

No obstante, esas declaraciones no fueron ofrecidas sin tener una intención de fondo. Maduro lo que buscaba era excusarse en la aguda crisis, de la cual él es el único responsable, para pedir a la ANC que en el poco tiempo de vida que supuestamente le queda, le otorgue poderes especiales para, ahora si, “levantar la economía nacional”.

Esto solo recuerda los diversos planes económicos frustrados de Hugo Chávez que deterioraron la nación paulatinamente durante 14 años de su mandato, a pesar de la inmensa bonanza petrolera con la que compró conciencias en varios países de mundo y los 17 “motores económicos” con los que Maduro supuestamente iba a convertir a Venezuela en una potencia. Sin embargo la nación caribeña es hoy la más pobre del continente según el estudio ENCOVI, publicado este año por la Universidad Católica Andrés Bello.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.