Pacientes renales piden al IESS que paguen deuda a prestadores de salud en Guayas y Los Ríos


La cifra supera los $ 4 millones, se indicó. Pacientes y personal de salud no dan más ante esta deuda, expresaron en el plantón.


Esparadrapos, gasas, cánulas, suero e inyecciones son parte de los insumos que ya están escasos en algunos centros de diálisis en Guayaquil y que se empezarán a pedir a los ciudadanos debido a que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) no cancela el servicio de diálisis a los afiliados y jubilados que dan prestadores externos, en este caso a dializadoras.

Aún decaídos luego de haber salido de su terapia de diálisis, al menos una veintena de pacientes renales junto con sus familiares realizaron un plantón pacífico en los exteriores de la Subcoordinación Provincial del IESS, en la avenida 25 de Julio, en el sur de la ciudad.

A algunos se los veía descompensados, en sus sillas de ruedas; a otros, tristes, desesperados. Pero estaban ahí para pedir que se concrete el pago y que las dializadoras puedan recibirlos las tres veces por semana que supone su tratamiento.

“Diálisis es vida”, “queremos que nos paguen”, “queremos los insumos”, eran los pedidos plasmados en carteles y que también se escucharon durante el plantón.

Son 4 millones de dólares la deuda que tiene el IESS desde noviembre del 2021 con centros de diálisis de Guayas y Los Ríos, sostuvo Cristina Freire, vocera de los centros de diálisis del Ecuador y representante de pacientes renales.

Ella explicó que son 300 pacientes afectados, quienes a más de sus diálisis tienen problemas con diabetes, hipertensión, entre otros males por los que deben tratarse.

“Por lo menos nos deben pagar lo de noviembre y diciembre, que ya está auditado. Hemos ido a Quito, hemos tocado puertas. En Quito nos dicen que ya está, pero está el pago. Las dializadoras tienen el 100 % de pacientes del IESS y del Ministerio de Salud; entonces, ya no dan más con tanta deuda”, comentó Freire.

El plantón se realizó por más de una hora. Los pacientes buscaban hablar con autoridades para ya generar el compromiso de cancelar a las dializadoras.

“Quiero seguir viviendo, por favor. No hay insumos. Nos comenzamos a hinchar cuando no hay diálisis. No nos quiten el poco de vida que tenemos. Les habla una madre que tiene dos hijos; ¡quién me los va a atender!”, exclamó una paciente.

Acotó que no tienen para comprar los insumos afuera; que con las justas les alcanza para la movilización desde sus hogares hasta las dializadoras.

Arturo, otro paciente que se realiza diálisis, comentó que se necesita urgentemente el pago para poder acceder a este tratamiento, porque podría morir.

“De este pago depende nuestra vida. Incluso también se ven afectados quienes trabajan en las dializadoras: ellos necesitan su sueldo; no les pagan. Ellos, a pesar de eso, nos siguen atendiendo, pero ya no les dan los insumos los proveedores, y se necesita el pago urgentemente”, solicitó el paciente.

Personal del IESS recibió a representantes de las dializadoras para mantener una reunión sobre este tema y llegar a un acuerdo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.