Una subametralladora y Fusiles tenían sospechosos de toma de rehenes en Chone



La Policía Nacional dio detalles del operativo de rescate de cuatro miembros del personal médico y de enfermería del hospital Napoleón Dávila de Chone, en Manabí.


Ellos fueron tomados como rehenes por siete armados que ingresaron, la noche del 27 de noviembre de 2022, a esa casa de salud.

Pero, tras un operativo, la Policía liberó a los rehenes y capturó a los siete armados. Este lunes 28 de noviembre de 2022 se conoció que todos los sospechosos eran mayores de edad y dos de ellos tenían antecedentes penales por tráfico y posesión ilegal de drogas.

Además de capturarlos, la Policía decomisó dos fusiles, tres escopetas, una subametralladora, un revolver y dos chalecos balísticos.

Agentes investigadores también acudieron al hospital a recopilar evidencias y a tomar versiones a los testigos. En las próximas horas está previsto que Fiscalía les formule cargos a las siete personas por lo ocurrido en el hospital de Chone.

Relato de los hechos
El comandante general de Policía, Fausto Salinas, indicó que las siete personas dispararon al ingresar al hospital y tomaron como rehenes a enfermeras y médicos.

En videos, que circularon por redes sociales, se vio a los sospechosos apuntando con un arma de fuego a una enfermera que grita desesperada.

Según las primeras investigaciones, los armados irrumpieron en el hospital con el objetivo de asesinar a un miembro de una banda delictiva enemiga, quien se encontraba internado en esa casa de salud. Ellos intentaron buscarlo, pero no lo encontraron.

Policías que se encontraban cerca del lugar, se percataron de lo que ocurría y solicitaron la presencia de más uniformados.

Unidades preventivas, tácticas y especializadas llegaron al lugar y armaron un plan de rescate. Una de las acciones fue cercar el perímetro del hospital.

Luego, un contingente de uniformados ingresó a la casa de salud aproximadamente a las 20:00. Subieron al segundo piso, pues en esa área se encontraban los armados.

Cuando vieron a los policías, los sospechosos les dispararon y los agentes también usaron sus armas de fuego. Al final, los siete hombres se rindieron y soltaron las armas.

Mientras se ejecutaba esa operación, había otros policías que ayudaron a escapar a personas que se encontraban en otras áreas de esa casa de salud.

Fuente: El Comercio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.