Anticuerpos producidos frente a otras cepas de COVID-19 son ineficaces ante variante sudafricana, según estudio


Estudios preliminares publicados este miércoles arrojaron nuevas pistas sobre las variantes británica y sudafricana del COVID-19: mientras que la primera no alteraría la eficacia de la vacuna de BioNTech/Pfizer, la segunda entraña probablemente un mayor riesgo de reinfección.


La reciente emergencia de ambas variantes, resultado de las mutaciones naturales que sufren los virus, suscita una gran preocupación puesto que son más contagiosas que el SARS-CoV-2 surgido en Wuhan. La británica además continúa propagándose en el mundo y la semana pasada estaba ya presente en 60 países y territorios, informó este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La vacuna de Pfizer, probablemente eficaz contra la británica
Los resultados de un estudio preliminar llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores de universidades británicas y holandesas «sugieren que la mayoría de respuestas vacunales deberían ser eficaces contra la variante B.1.1.7», conocida como la variante británica.

Para evaluar la eficacia de la vacuna, los investigadores confrontaron esta variante al plasma de 36 pacientes curados tras haber enfermado leve o gravemente del covid-19.

«La mayoría de muestras» fueron capaces de «neutralizar» la variante, si bien la «potencia» de neutralización fue menor en tres de ellas, según el estudio todavía no revisado por colegas.

En otro estudio preliminar, un equipo de investigadores de BioNTech/Pfizer comparó los efectos del plasma de 16 participantes en ensayos clínicos sobre la variante británica y el virus original de Wuhan. Observaron una neutralización «equivalente» en ambos casos y estimaron «improbable» que la variante «escape a la protección» de su vacuna.

Agregaron que la «flexibilidad» de la tecnología ARN mensajero de su vacuna permitiría adaptarla a una nueva cepa del virus de ser necesario.

En un estudio divulgado en internet en enero, investigadores de BioNTech/Pfizer ya estimaron que la vacuna parecía eficaz contra una mutación clave, común a las variantes británica, sudafricana y brasileña.

Esta mutación, llamada N501Y, se sitúa en la proteína «spike» del coronavirus, una prominencia que le permite adherirse y penetrar en las células humanas.

Mayor riesgo de reinfección con la sudafricana
La variante sudafricana plantea por su parte un «riesgo importante» de reinfección, según un estudio preliminar que expresa también sus dudas sobre la eficacia de las vacunas para esta cepa.

Esta variante, detectada en Sudáfrica en diciembre, contiene la mutación E484K, presente también en la variante brasileña, pero no en la británica.

Pruebas anteriores realizadas en laboratorio ya habían señalado que esta mutación, situada en la proteína «spike», parecía sortear mejor los anticuerpos, puesto que estos reconocían menos el virus.

En esta ocasión investigadores sudafricanos confrontaron varios plasmas de pacientes curados del SARS-CoV-2 al conjunto de la variante para evaluar la respuesta global de los anticuerpos.

Esta «es ampliamente resistente a los anticuerpos neutralizadores producidos como respuesta a una infección con cepas en circulación anteriormente», explicaron los investigadores en su estudio todavía no evaluado por otros científicos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.