Brasil: Liberación de playas, discotecas y funcionamiento de sistemas de bufé en restaurantes de Río de Janeiro 


Los comerciantes que ofrecen productos y servicios en la playa pueden volver a operar, a vender alimentos y a alquilarle sillas y parasoles a los bañistas como una nueva fase de la rápida desescalada.


La alcaldía de la ciudad brasileña de Río de Janeiro liberó la permanencia de bañistas en sus playas, la apertura de las discotecas y el funcionamiento de los sistemas de bufé en los restaurantes en una nueva etapa de su rápida desescalada de las medidas que adoptó para frenar la pandemia del coronavirus.

La séptima fase de flexibilización de las reglas de distanciamiento social que habían sido adoptadas desde abril para hacer frente a la covid-19 en la segunda ciudad más afectada por la pandemia en Brasil fue anunciada este martes por el alcalde de Río, el pastor evangélico Marcelo Crivella, en rueda de prensa.

Pese a que la alcaldía hasta ahora solo había permitido la ida a la playa de deportistas y de bañistas que evitasen permanecer en la arena, en las últimas semanas fue común ver a cientos de personas aglomeradas en las turísticas playas de esta ciudad, muchas sin máscaras de protección y sin guardar distancia entre sí.

La prohibición, que la policía y la guardia municipal prefirieron ignorar y que tan solo era reprimida con multas a los vehículos que estacionaban frente a la playa, finalmente fue levantada y atiende a reivindicaciones de los empresarios del sector turismo, que esperan que la llegada del verano austral les permita recuperar los meses en que estuvieron con sus puertas cerradas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.