Chile sumó un buque de guerra para controlar el paso de barcos chinos frente a sus costas


Un buque de guerra fabricado en Estados Unidos, el almirante Montt, se sumó al escuadrón de vigilancia de la Armada de Chile para monitorear y mantener información actualizada sobre la amenaza de los barcos pesqueros chinos que navegan frente a las costas del país andino.


Tras la confirmación de la presencia de la flota de embarcaciones chinas en tránsito por el Océano Pacífico, la Armada de este país inició el desarrollo de un fuerte protocolo de fiscalización que mantiene vigilado el comportamiento de los barcos, cuyo propósito es la extracción del calamar.

El dispositivo de fiscalización de la rama marina de las Fuerzas Armadas de Chile ha tenido más exigencias durante los últimos días, desde que fuera avisado por pescadores industriales y artesanales del país andino, el avistamiento de las naves provenientes de China, y que ya había sido advertida su presencia en Ecuador y Perú.

El pasado 23 de noviembre, la Armada de Chile proporcionó los primeros datos. Un piloto del C-295 ACH “Persuader” perteneciente a la marinería chilena, el comandante Andrés Gallegos, reconoció haber tenido contacto visual con dos embarcaciones de bandera China. En un trabajo conjunto con el buque Cabo Odger, marcaron presencia chilena ante las naves que son una amenaza depredadora de las especies marinas del Pacífico. “Lo que vi era que la nave iba navegando en forma absolutamente normal. Al menos los reportes de posición y de maquinaria, por la velocidad que llevaba, se veía bastante normal”, relata.

Con el paso de los días, la misma Armada de Chile liberó mas antecedentes sobre el paso de los barcos chinos, esta vez establecidos formalmente frente a las costas de las regiones de Arica y Parinacota y de Tarapacá, a casi dos mil kilómetros de la capital Santiago. Sin embargo, también fue monitoreada la circulación de los barcos depredadores rumbo al sur de la costa de Chile, incluso, registrándose el paso de naves hacia el mar argentino a través del Estrecho de Magallanes.

El plan de la Armada es controlar permanentemente el paso de la flota china. Para esto, la incorporación de un nuevo buque facilitará el ejercicio de fiscalización para evitar detenciones de faena, que traen como consecuencia la depredación de la fauna marina. Así, el buque petrolero de la marina chilena, Almirante Montt, se suma al trabajo desarrollado por el escuadrón de monitoreo que ya ha registrado el paso de los barcos asiáticos el avión C-295 ACH “Persuader” de Airbus, y el buque, también petrolero, Cabo Odger.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.