EEUU: Donald Trump ya está en la Casa Blanca, se mostró sin barbijo y dice no tener miedo al Covid-19


El presidente Donald Trump abandonó esta tarde el hospital donde estaba internado para continuar con su tratamiento en la Casa Blanca y antes de partir se proclamó como «un héroe invencible» y pidió a los estadounidenses que “no tengan miedo” al coronavirus.



El presidente al llegar a la casa Blanca, en un gesto desafiante, se quitó el barbijo en un balcón para que le tomaran fotografías.

En medio de una fuerte polémica entre los expertos médicos que aseguran que no es adecuado dar el alta tan pronto a una persona que ha sufrido coronavirus, Trump partió desde el hospital Walter Reed, en Bethesda, en el helicóptero Marine One, rumbo a la Casa Blanca luego de estar internado desde el viernes. Con barbijo, Trump levantó el dedo en señal de que todo estaba bien y no hizo declaraciones.

Pero cuando descendió del helicóptero en el jardín sur de la Casa Blanca, subió las escaleras de la mansión y se paró en el balcón mirando hacia los fotógrafos y las cámaras. Allí, en un gesto teatral, se quitó el tapabocas para que todos lo retrataran, se lo guardó en el bolsillo y se quedó así un par de minutos con gesto adusto. A pesar de estar aún enfermo, el presidente desafió todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias para mostrarse como un guerrero que había superado al virus.

«Estaré de regreso en la campaña pronto!!, «tuiteó Trump minutos antes de salir del hospital. «Las noticias falsas solo muestran encuestas falsas», agregó, en referencia a los sondeos que revelan que ha caído en las encuestas en los últimos días, algunas que lo llegan a mostrar hasta 14 puntos debajo de su rival Joe Biden.

También retuiteó una cita del New York Post: «Si el presidente vuelve a la campaña, será un héroe invencible, que no solo sobrevivió a cada truco sucio de los demócratas sino también al virus chino. Mostrará que Estados Unidos no tendrá que tener más miedo»

El propio presidente había anunciado que le habían dado el alta más temprano este lunes. “Dejaré el gran hospital Walter Reed hoy a las 6.30 pm. Me siento muy bien!”, dijo. Y luego agregó: “No tengan miedo del Covid. No dejen que el coronavirus te domine”, tuiteó el presidente”.

Y continuó: “Hemos desarrollado, bajo la administración Trump, grandes drogas y conocimiento. Me siento mejor que hace 20 años”.

En un signo de que el presidente intenta volver rápidamente a la normalidad, el jefe de comunicaciones de la campaña de Trump, incluso dijo que el Trump se presentaría en el debate con Joe Biden previsto para el 11 de este mes.​ En el primer cara a cara entre los dos candidatos, el martes de la semana pasada, Trump tuvo un desempeño que las encuestas mostraron como poco favorable. Necesita remontar en una segunda oportunidad. ¿Pero irá si no está totalmente recuperado? Todo es posible.

El alta tan temprana del presidente sorprende a los expertos en esta enfermedad, porque aún se estima que Trump, de 74 años, es un paciente de riesgo y transita el período más peligroso de vulnerabilidad, cuando la salud de algunos pacientes puede declinar rápidamente y necesitar cuidados intensivos urgentes.

Además, se recluye ahora en la Casa Blanca, donde avanzan los casos de coronavirus. Ya más de 12 personas de su entorno han dado positivo. Las últimas fueron su propia jefa de prensa Kayleigh McEnany y dos asistentes de limpieza.

Pero es evidente que el presidente necesita con desesperación volver a la campaña electoral, cuando falta menos de un mes para las elecciones del 3 de noviembre y marcha debajo de su rival Joe Biden en las encuestas. El presidente había minimizado hasta ahora la gravedad de la enfermedad y criticaba incluso a los que usaban barbijo. Por eso, ahora que él la ha padecido, ha lanzado su nueva estrategia para intentar utilizarla a su favor: él es un guerrero que ha vencido al Covid 19 y la gente no debe tener miedo de contagiarse. Esa será la narrativa ahora para el tramo final de la campaña.

Los médicos de la Casa Blanca, encabezados por Sean Conley, continuaron ofreciendo hoy un panorama optimista de la situación del presidente, pero evitan dar un panorama detallado. Dicen que tuvo fatiga el viernes, cuando fue internado, y luego admitieron que le habían suministrado oxígeno, cuando en principio lo habían negado. Tampoco comentaron sobre el impacto del Covid en los pulmones, hígado o riñones. Solo dijeron vagamente que era el “esperado”. Sin embargo, la dexametasona se aplica a pacientes en estado graves.

Algo que llamó poderosamente la atención es que evitan revelar cuándo fue la última vez que Trump dio negativo. Se cree que podría haber estado contagiado varios días antes del viernes, incluso en el debate.

Los médicos que no pertenecen al entorno de Trump dijeron que estaban desconcertados porque señalaron que era no el panorama que pintaban sus colegas de la Casa Blanca era demasiado leve dada la mezcla agresiva de tratamientos que estaba recibiendo, que incluye una terapia con anticuerpos monoclonales, el antiviral Remdesivir y dexametasona, un tratamiento que continuará estos días.

En su afán por seguir mostrando que el virus no lo había golpeado fuertemente, el presidente salió el domingo imprevistamente del hospital para saludar a decenas de simpatizantes que lo esperaban en la puerta con banderas y pancartas. Esta salida fue duramente criticada por los expertos sanitaristas, que dicen que no solo fue riesgosa para la salud del presidente sino para su entorno, ya que estuvo encerrado en una camioneta con chofer y personal de seguridad que ahora deberá permanecer en cuarentena.

La salida del hospital y su llegada a la Casa Blanca también incluyó un enorme despliegue de choferes, funcionarios y fuerzas de seguridad que se expusieron a un alto riesgo de contagio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.