El presidente de los EEUU salió a saludar a sus seguidores  en las afueras del hospital donde se recupera de Covid-19


Donald Trump, aun convaleciente, hizo “una visita sorpresa” a la puerta del Centro Medico Militar Walter Reed. Se espera que reciba el Alta hospitalaria este lunes 4 de octubre para que siga su tratamiento en la Casa Blanca.



“Quiero darle una sorpresa a algunos de los grandes patriotas que tenemos afuera en las calles. Llevan allí mucho tiempo y tienen las banderas de Trump y aman a nuestro país… Así que solo les aviso a ustedes, pero estoy por hacer una visita sorpresa.. Así que quizás llegue antes de que me vean por aquí…”, dijo en un mensaje grabado que publicó en su cuenta de Twitter.

Y tal y como lo adelantó, a los pocos instantes estaba saludando desde un vehículo a los simpatizantes.

“Estamos teniendo muy buenos informes de los doctores, este es un hospital increíble, el trabajo que hacen es absolutamente maravilloso y quiero agradecerle a todos, a las enfermeras, a los doctores, a todos aquí”, dijo el presidente en su segundo video desde que permanece allí ingresado por coronavirus.

Esta vez habló poco más de un minuto, estaba de pie y vestido con un ambo sin corbata. Con visible buen ánimo, el republicano también resaltó el “entusiasmo” de todos sus seguidores.

“Esto ha sido una aventura interesante… Aprendí mucho del COVID, esto fue como ir al colegio, una verdadera escuela… Es como si hubiese leído todo el manual, y lo entendí, y es muy interesante… Ya les contaré”, prometió.

Luego de la “visita sorpresa”, como él mismo la calificó, el presídete norteamericano volvió al hospital.

Más cerca de volver a la Casa Blanca

Hoy, más temprano del saludo en camioneta, los médicos del presidente adelantaron que Trump podría retornar el lunes a la Casa Blanca y seguir allí su tratamiento. “Si sus síntomas siguen mejorando y se mantiene activo, con una saturación de oxígeno en sangre adecuada y sin fiebre, vuelve mañana», indicó Brian Garibaldi, uno de los miembros del equipo médico del hospital militar en el que se encuentra.

”Nuestro plan es que esté fuera de la cama todo lo posible para que tenga movilidad y, si sigue sintiéndose bien hoy, nuestro plan es que pueda ser dado de alta mañana y volver a la Casa Blanca, donde continuará su tratamiento”, explicó.

“Está evolucionando muy bien y si continúa así volveremos a la Casa Blanca”, añadió el médico personal del presidente, Sean Conley, quien confirmó que el mandatario fue conectado a oxígeno suplementario el viernes por la mañana al experimentar una caída de los niveles en sangre, un descenso que se repitió con menor gravedad el sábado por la mañana.

Los médicos explicaron que, además de seguir hoy con el tratamiento del antiviral Remdesivir, Trump ha comenzado a recibir el corticoesteroide dexametasona para evitar nuevos episodios de caída de oxígeno en sangre, que en ningún momento, según Conley, bajó del 90 %. El presidente recibirá hoy una tercera dosis de Remdesivir dentro de un plan de cinco días y el viernes le fue suministrado un cóctel de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron. El médico especialista pulmonar Sean Dooley aseguró que están vigilando las funciones cardíacas, hepáticas y los riñones de Trump y la evaluación muestra “hallazgos normales o mejorados”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.