En el Consejo Electoral persisten las advertencias de atrasos en la actualización de sistemas tecnológicos


En 120 días se desarrollarán las elecciones nacionales del 7 de febrero de 2021 y la organización del proceso avanza con atrasos en los sistemas informáticos que se utilizarán en las diferentes fases, como las del escrutinio.


La situación se ha advertido a los consejeros del Consejo Nacional Electoral (CNE) en tres informes previos por parte de una comisión técnica integrada por sus delegados, que emitió un cuarto, y que fue conocido el 6 de octubre en el pleno.

En este se mencionan retrasos en cinco áreas, para lo que se exhorta a buscar soluciones para analizar y desarrollar el sistema integrado de procesos electorales, realizar la tercera fase del Sistema de Automatización del Registro Electoral, adaptar el sistema de selección de los miembros de las juntas receptoras del voto, desarrollar y adaptar el Sistema de Escrutinio; y se requiere realizar contrataciones de bienes y servicios de tecnologías de información.

Se plantea contratar recursos como internet y enlace de datos, alquilar un centro de datos alterno para equipamiento, seguridad y monitoreo, contratar o adquirir equipos de tecnología para reforzar la infraestructura tecnológica, el servicio de mantenimiento preventivo y correctivo de los escáneres, entre otros aspectos.

Se alerta que las contrataciones no pueden continuar mientras el Ministerio de Finanzas no apruebe el presupuesto electoral -que bordea los $ 113,4 millones- «razón por la cual estas adquisiciones se encuentran muy atrasadas».

Y entre los varios «riesgos» se señala que el día de las elecciones «no sería posible implementar la diversificación de presentación de resultados en la nube, en varios canales de publicación para las organizaciones políticas y la ciudadanía».

El vicepresidente del Consejo, Enrique Pita, alertó en un oficio enviado a la presidenta del organismo, Diana Atamaint, que la situación se deriva de la «falta de presupuesto, toma de decisiones y fallas de gestión», que «han afectado al desempeño de toda la institución», dado también por la falta de «incorporación de personal operativo y de las contrataciones de bienes y servicios».

En ese pleno, el consejero José Cabrera fue más allá y lamentó que los retrasos no están solo en lo informático, sino «en todas las áreas», y reprochó que una de las causas es la situación económica, ya que el ministerio no ha transferido los recursos.

«El CNE no puede seguir el calendario propuesto. Estamos en octubre y no tenemos claridad de lo presupuestario. Creo y estoy seguro de que ya no se pueden adquirir los servidores y tendremos que arrendar, y los precios serán similares a las compras, porque se debe arrendar por varios meses para mantener la información resguardada por las auditorías futuras. Cada día se siguen complicando los retrasos, si el objetivo es que exista problemas en el proceso, lo van a conseguir. Son todas las áreas que comienzan a tener retrasos», indicó.

Mientras se sigue conversando para acordar la asignación del presupuesto, «vamos a llegar a febrero y vamos a seguir conversando. Ya estamos sobrepasando y preocupa. Es un proceso nada más y nada menos que de presidente de la República y no tenemos definiciones. No puede ser justo que sigan pasando los días y con esto a la deriva», indicó, por ello pidió que se denuncie al exministro Richard Martínez ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE).

Atamaint respondió que las áreas ya tuvieron la información respecto a la asignación de recursos, y entonces Cabrera reaccionó: «Le rogaría que nos haga conocer a los consejeros los avances. Estoy reclamando y si ya está el dinero, debemos saber los consejeros para exigir a las áreas».

Por su parte, Pita y Verdesoto plantearon que los diferentes departamentos tengan listos los Términos de Referencia, para iniciar con las contrataciones urgentes en cuanto se asignen los recursos. «Cuidado no estemos preparados cuando haya la asignación de recursos», mencionó Pita.

Los miembros de esta comisión técnica en su informe pidieron a sus compañeros y a los consejeros que «tengan claridad de que sus aportes no se tratan de ninguna forma para parcializar nuestra opinión técnica a favor o en contra de ninguna autoridad del CNE. Compartimos nuestra experiencia y conocimientos porque es nuestro deseo que se pueda mejorar y afrontar los desafíos tecnológicos que se le presentan a la institución».

Fuente: El Universo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.