Enorme crucero de lujo genera controversia por posible contaminación


El viaje inaugural del “Ícono de los Mares”, el crucero más grande del mundo, genera polémica a nivel mundial.  El gigantesco barco mide 365 metros de largo, es decir, 3 veces más grande que un campo de fútbol. En total cuenta con 20 cubiertas, y puede albergar un máximo de 7.600 pasajeros a bordo. Su peso supera las 250.000 toneladas.


Además posee la cascada más alta, el tobogán de agua más alto, el parque acuático más grande y la primera piscina infinita suspendida de cualquier barco.

La nave, propiedad del grupo “Royal Caribbean”, partió de Miami con cupo lleno, en medio de una enorme controversia. Durante 7 días recorrerá varias islas del Caribe.

Su propulsión es la causa de la polémica. El barco utiliza gas natural licuado que, de acuerdo a los ambientalistas, liberará al aire gas metano nocivo.

Los expertos sostienen que este gas, usado como combustible marino, emite un 120% más de emisiones de gases de efecto invernadero, que el gasóleo marino tradicional.

El gas natural se quema de forma más limpia que los combustibles marinos tradicionales, como el fueloil, pero existe el riesgo de fugas. El metano en la atmósfera es un poderoso gas de efecto invernadero, que atrapa 80 veces más calor que el dióxido de carbono a lo largo de 20 años. Reducir estas emisiones, justamente, se considera crucial para frenar el calentamiento global.

Sin embargo, directivos de “Royal Caribbean” responden que el “Ícono de los Mares” es un 24% más eficiente energéticamente. de lo que exige la Organización Marítima Internacional para los barcos modernos.

De hecho, la compañía planea introducir un barco con emisiones netas cero para el año 2035.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.