La orden de asesinato a Fernando Villavicencio salió de la Cárcel de Cotopaxi


 A un mes del asesinato de Fernando Villavicencio, la Fiscalía General del Estado extendió la instrucción fiscal por otro periodo de 30 días y vinculó a siete personas adicionales después de llevar a cabo una serie de operativos en varias regiones del Ecuador.


Los recién involucrados son: Carlos Edwin A. L., Erick Marcelo R. P., Víctor Alfonso F., Laura Dayanara C. V., Alexandra Elizabeth Ch. F., José Leonardo M. C. y Óscar Andrés F. F., todos ellos puestos en prisión preventiva.

Los elementos de prueba contra cada imputado fueron recopilados a través de técnicas especiales de investigación que incluyeron entrevistas, seguimientos y vigilancia, interceptaciones telefónicas, análisis de secuencia de imágenes, examen de registros telefónicos, revisión de cámaras de seguridad, entre otras.

La Fiscalía logró identificar a este segundo grupo de personas como implicadas en el asesinato  de Villavicencio, debido a la información que se encontró en el teléfono celular de uno de los sicarios fallecidos en la noche de los hechos, Jhojan Castillo López.

Carlos Ángulo, uno de los siete acusados, que estaba previamente encarcelado en la prisión de Cotopaxi, fue quien se comunicó con el gatillero. Las llamadas y mensajes de texto a través de WhatsApp fueron la vía dona través de la cual se dio la orden para el asesinato de Fernando Villavicencio.

Los sicarios llevaron a cabo una vigilancia en los alrededores del colegio, en donde el candidato presidencial tenía programado el mitin político y donde posteriormente ocurrió el asesinato. Las cámaras de seguridad confirmaron que un vehículo blanco, aparentemente robado, circuló repetidamente un día antes cerca de una farmacia y un estacionamiento en las inmediaciones del colegio, entre las 23:00 y las 23:30.

Alias «Laura», una de las detenidas, se encontraba en ese mismo automóvil, escoltada por dos motocicletas, horas antes del asesinato. Una de las motos fue abandonada después del homicidio.

Esta mujer era objeto de seguimiento policial durante seis meses debido a su liderazgo en una banda dedicada al tráfico de drogas, armas, municiones y explosivos, que operaba en el sur de Quito y el valle de Los Chillos.

De acuerdo con la información del proceso penal, la organización delictiva conocida como «Los Lobos» fungía como proveedora de sustancias ilícitas como marihuana y pasta base de cocaína. Alias «Laura» tenía tres antecedentes penales, incluyendo el asesinato de Fernando Villavicencio, delincuencia organizada para cometer múltiples delitos y tráfico de armas.

Fuente: Radio Pichincha

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.