Probióticos en la dieta mejoran el sistema inmune y nuestra flora intestinal protegiéndonos de virus


En nuestro cuerpo habitan un amplio número de microorganismos presentes en la piel, la boca y el tracto gastrointestinal, conocidos como microbiota humana.


Sin embargo, las mayores concentraciones de organismos se encuentran en nuestro tracto gastrointestinal, debido a que contiene billones de microorganismos bacterianos, con más de 400 especies distintas.

Nuestra flora intestinal –microbiota– se desarrolla desde que nacemos, y conforme vamos creciendo se van integrando a nuestro intestino nuevas especies bacterianas que generalmente ingresan al organismo por medio de la comida.

La adición de nuevas especies de bacterias activa la respuesta de nuestro sistema inmunológico por lo que existe una importante relación entre el sistema inmunitario, la microbiota y la mucosa intestinal pues esta constituye la puerta de entrada a organismos bacterianos.

 

La microbióta

La microbiota ejerce dos grandes tipos de funciones: la digestiva y la protectora. A nivel defensivo, tanto las bacterias de la microbiota como los probióticos pueden interaccionar con las tres líneas protectoras de que dispone el organismo a nivel intestinal: la primera línea o microbiológica, la segunda línea o de barrera, y la tercera línea o inmunitaria.

Sin embargo no todos los probióticos son iguales, ni tienen los mismos beneficios sobre el organismo y, por ello no todos ejercen las mismas funciones ni utilizan los mismos mecanismos. Todo esto dependerá de las cepas que el probiótico contenga, si quieres saber más acerca de las cepas probióticas te invitamos a visitar este artículo.

La ausencia de una microbiota intestinal (o flora intestinal) sana genera un sistema inmunitario poco desarrollado. Sin embargo, cuando tenemos una microbiota intestinal rica en especies bacterianas, el sistema inmunológico intestinal se desarrolla rápidamente.

Se dice que algunas bacterias de la microbiota pueden tener función inmunomoduladora, es decir, que tanto contribuyen al desarrollo como al mantenimiento del sistema defensivo del organismo. Pero, la acción inmunomoduladora es claramente cepa-dependiente y por tanto, tan sólo unas cuantas cepas probióticas han mostrado ser efectivas.

Por lo tanto, las bacterias alojadas en nuestro aparato digestivo tienen funciones importantes para nuestra salud pues estimulan el desarrollo y mantenimiento del sistema inmunológico y nos protegen ante la invasión de bacterias y virus.

La microbióta con el sistema inmune
Por otra parte y como se ha señalado, la microbiota y los probióticos para mejorar el sistema inmune, son claves en el mantenimiento funcional del sistema inmunitario asociado al intestino del adulto.

En este sentido se conoce que ciertas bacterias beneficiosas contribuyen a la expansión de linfocitos en el intestino, a la adquisición de su funcionalidad, a la inducción y mantenimiento de la tolerancia oral a elementos inocuos de la dieta, y a la producción de inmunoglobulina A, elemento defensivo clave del sistema inmunitario intestinal.

De esta manera, ciertas cepas bacterianas son capaces de controlar procesos en los cuales el sistema inmunitario puede estar afectado, como una inflamación crónica o una enfermedad autoinmunitaria, entre otras.

 

Balancear nuestra microbiota

De aquí la importancia de estimular y balancear nuestra microbiota. Si bien este proceso debiera darse de manera natural a través de la comida que ingerimos diariamente, los procesos industrializados de la producción de nuestros alimentos han diezmado nuestra ingesta de bacterias naturales; por lo que para enriquecer la población bacteriana de la flora intestinal, y así fortalecer el sistema inmunológico, debemos recurrir a suplementos alimenticios como lo son los probióticos para mejorar el sistema inmune (bacterias lactobacilas probióticas).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.